BLOG

¿Cuál es la diferencia entre eczema, dermatitis y psoriasis?

Las enfermedades de la piel son muy comunes entre las personas y, la mayoría de las veces, los médicos hacen el diagnóstico a simple vista. Algunas de estas enfermedades poseen sintomatologías muy similares, como es el caso de la psoriasis, de la dermatitis y del eczema.

 

ECZEMA

El eczema es un proceso cronico o agudo de inflamación de la piel, que se presenta en forma de manchas rojizas con pequeñas burbujas. A pesar de prevalecer en algunas partes del cuerpo, como en las manos y en el rostro, la enfermedad también se puede manifestar en todo el cuerpo.
Se puede distinguir la enfermedad en dos tipos: el eccema de contacto y el eczema atópico.
En el primer caso, este tipo de eccema es causado por agentes irritantes, tales como, los jabones, las joyas (sobre todo el níquel), ropa sintética, cosméticos, etc.
En el segundo caso, el eczema se desarrolla al inicio de la infancia, siendo a menudo considerada una enfermedad hereditaria (existencia de un historial de la enfermedad en la familia).
Las causas de esta enfermedad no son totalmente conocidas, pero se sabe que el factor genético influye en el tipo de eczema, tanto atópico, como de contacto. La ayuda médica es fundamental para descubrir cuál es la causa del eczema y, por lo tanto, puede contribuir a su tratamiento. Para aliviar los síntomas, el médico puede indicar pomadas hidratantes, antihistamínicos y corticoides tópicos.

 

              
          Imagen de eczema atópico       imagen de eczema de contacto

Conozca aquí nuestra solución para el eczema

 

DERMATITIS

Así como el eczema, la dermatitis es una reacción alérgica de la piel que genera enrojecimiento, picazón, burbujas y puede alcanzar cualquier parte del cuerpo. La dermatitis puede surgir a cualquier edad, por diversos motivos, sean genéticos, emocionales, como el estrés, o desencadenados por agentes externos * (por ejemplo, clima frío, ropa sintética).

Vea nuestro post sobre causas y factores desencadenantes del eczema e de la dermatitis atópica

Existen diferentes tipos de dermatitis, siendo que estos pueden ser confundidos si no se diagnostican correctamente.

Los tratamientos para esta enfermedad varían de acuerdo con su tipo e intensidad, pero independiente del tipo de la dermatitis que pueda sufrir, es muy importante no automedicar y buscar la ayuda de su dermatólogo.

PSORIASIS

Afectando entre 2 a 4 por ciento de la población mundial, la Psoriasis es una enfermedad inflamatoria compleja sin cura que afecta, sobre todo, a la piel. Se estima que en Portugal, esta enfermedad afecta a cerca de 300.000 personas. (Si se asocia con el PSO Portugal, beneficiarse de nuestros descuentos, ver cómo aquí).

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica compleja, eminentemente cutánea, caracterizada por áreas bien definidas de piel gruesa, rosada o rojiza, habitualmente cubiertas de escamas o costras plateadas. Puede ocurrir inflamación articular en cerca de un tercio de los pacientes.

 

                   Imagen de psoriasis

 

¿Quién sufre de psoriasis?                             

La psoriasis afecta al 2-4% de la población mundial, se estima en 300.000 el número de pacientes en Portugal. Los hombres y las mujeres también se ven afectados, aunque puede haber diferencias entre grupos raciales. Puede iniciarse a cualquier edad - incluso en la infancia - pero tiene picos de aparición entre los 15-25 años y los 50-60 años. Tiende a persistir a lo largo de la vida, con períodos de agravamiento y mejora. Es una enfermedad de base genética que es posible identificar a familiares afectados en cerca de un tercio de los pacientes.

¿Qué causa la psoriasis?

La psoriasis es multifactorial, en que factores inmunológicos, genéticos a ambientales contribuyen a su aparición.

Sistema inmune – La piel tiene diferentes capas. La más superficial es la epidermis: está constituida por células que están en constante división y que acaban por morir, cubriendo toda la superficie corporal con una película de células muertas denominada estrato córneo. Todos los días, a medida que las células de la epidermis mueren y pasan a formar parte del estrato córneo, algunas células de este estrato también se liberan, previniendo que la capa córnea se vuelva muy gruesa. La capa media de la piel es la dermis donde se localizan el colágeno y los vasos sanguíneos. La más profunda es el tejido celular subcutáneo (hipoderme) que es básicamente una capa de grasa.


En la piel afectada por psoriasis, las células inmunitarias penetran en la piel procedentes de la circulación sanguínea, acelerando la división celular de la epidermis y alterando el mecanismo normal de liberación de las células muertas de la capa córnea. Esto provoca el espesamiento de la piel y la aparición de las escamas y las costras características de la enfermedad. También ocurre la dilatación y el alargamiento de los vasos sanguíneos de la dermis que apoyan el crecimiento rápido de la epidermis y que confieren el aspecto eritematoso de la piel.

Genética - Los factores genéticos son muy importantes en el desarrollo de la psoriasis: el perfil genético del individuo influye en el tipo de psoriasis y la respuesta al tratamiento. No hay ninguna prueba genética que pueda diagnosticar o determinar si un individuo desarrollará la enfermedad.

Factores ambientales - Algunos estímulos pueden aumentar el riesgo de desarrollar o agravar la psoriasis como el estrés físico, el estrés psicológico, las infecciones por bacterias o virus, medicamentos (antihipertensivos, anti-inflamatorios, anti-maláricos, entre otros) y el tabaquismo.

La psoriasis no es contagiosa, por lo que no es una enfermedad que se pueda "atrapar" de otras personas, ni "pasar" a otras personas. Las lesiones de psoriasis no son infeciosas.

¿Cómo se manifiesta la psoriasis?

La psoriasis se manifiesta clínicamente como placas (piel gruesa) de borde bien definido, simétricas, eritematosas (rosadas o rojizas) y descamativas. Las escamas que se liberan son habitualmente plateadas, lo que confiere a la piel lesionada un brillo característico. Cuando la descamación es muy intensa, pueden formarse costras. Toda la superficie cutánea puede ser afectada pero es más común en los codos, rodillas y cuero cabelludo. También las uñas pueden estar envueltas, con decoloración, manchas blancas o rojizas, espesamiento y deformación.
Muchas veces las lesiones son pruriginosas, pudiendo el prurito ser muy intenso en algunos pacientes. En una zona de piel más seca, pueden aparecer grietas y grietas dolorosas.
Las placas son muy persistentes sin tratamiento. Cuando resuelven, pueden dejar manchas parrajas el incluso blanquecinas que pueden durar meses hasta desaparecer.

¿Cómo se diagnostica la psoriasis?

No hay análisis de sangre o examen específico para diagnosticar la enfermedad. El dermatólogo sólo necesita observar la superficie cutánea para determinar si se trata de psoriasis. Cuando hay dudas, puede ser necesario retirar un pequeño pedazo de piel (biopsia cutánea) para ser observado al microscopio. La historia familiar puede contribuir al diagnóstico.

Más información sobre psoriasis aquí.

Y para saber más sobre la salud de le piel haga click aquí.